Todos conocemos ese momento en el que estamos haciendo algo que nos tiene completamente ensimismados y desconectados de todo lo demás. La concentración y el rendimiento se multiplican, y van acompañados de una sensación de satisfacción que no se puede comparar a nada más.

Comparte el mensaje del Oráculo